La financiación a empresas y familias bajó más de un 1% en marzo

La financiación a empresas y familias bajó más de un 1% en marzo

-Los criterios de concesión se endurecieron en el primer trimestre y para el segundo se espera que siga esta tendencia aunque más moderada

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

La financiación bancaria con las empresas bajó un 1,4% el pasado mes de marzo en términos interanuales, y la concedida a las familias lo hizo un 1,2%, según revelan las estadísticas publicadas hoy por el Banco de España.

La financiación a las empresas se redujo en 13.041 millones respecto a marzo de 2022. En cambio, en comparación con el mes precedente de febrero de este año se incrementó en 1.486 millones, un 0,2%.

Con este ascenso, el crédito a las compañías rompe con seis meses en los que venía descendiendo y retoma la senda positiva. En total, el saldo de financiación cerró marzo en 930.323 millones.

Del total de la financiación, algo más de la mitad (474.642 millones) fueron préstamos de entidades de crédito, cifra un 1,2% inferior a la de marzo de 2022. El resto fueron préstamos exteriores (323.240) y valores representativos de deuda (132.441).

En cuanto a la financiación a hogares, ésta retrocedió un 1,2% en tasa anual, restando 8.144 millones, hasta un total de 691.637 millones. En variación mensual descendió un 0,1%, lo que supone 829 millones menos que en febrero. Así, suma su cuarto mes seguido a la baja.

Del total del crédito a las familias, la adquisición de vivienda totalizó 507.320 millones o el 73,4%. Esta cuantía bajó un 1,7% respecto a marzo de 2022 y un 0,2% en comparación con febrero de este año.

Respecto al consumo, el crédito a los hogares se cifró en 95.294 millones en el tercer mes del año, lo que representa 3.103 millones más que hace un año y respecto al mes precedente de aumentó en 437 millones.

Quizás también te interese:  Los depósitos bancarios de las familias superaron el billón al cierre de 2022 por primera vez

MENOS CRÉDITO

Por otra parte, el Banco de España informó este miércoles de que, a tenor de los resultados de la Encuesta de Préstamos Bancarios realizada entre marzo y abril, en el primer trimestre se habrían endurecido los criterios de concesión de préstamos y, especialmente, las condiciones generales aplicadas a los nuevos préstamos se habrían endurecido de forma generalizada por cuarto trimestre consecutivo.

En el caso de los criterios de concesión, el endurecimiento en la financiación a empresas habría sido más moderado de lo que las entidades anticipaban hace tres meses, mientras que en el crédito a hogares habría sido algo más intenso. Según el organismo, la disminución de la oferta de crédito «respondería al aumento de los riesgos percibidos por las entidades financieras y a una menor tolerancia a los mismos», fundamentalmente, por el empeoramiento del escenario macroeconómico de la solvencia de familias y empresas y del mayor coste de financiación.

Así, el porcentaje de solicitudes rechazadas aumentó y el endurecimiento de las condiciones aplicadas a los préstamos habría sido muy intenso en el aumento del coste.

En cuanto a la demanda de préstamos, también bajó por parte de empresas y de hogares para compra de vivienda y para consumo y otros fines. Esta caída habría sido particularmente acusada en el caso de los créditos a familias para vivienda. Las entidades financieras ya anticiparon hace tres meses una evolución descendente de las solicitudes, aunque las previsiones eran menos pesimistas de lo que ahora han reflejado los resultados. Este descenso se explicaría por el aumento de los costes de financiación, la menor inversión empresarial y la menor confianza de los hogares.

Quizás también te interese:  Los depósitos bancarios de las empresas subieron un 3,5% en septiembre y los de las familias se mantuvieron

Para el segundo trimestre, las entidades financieras esperan de nuevo una reducción generalizada de la oferta, aunque más moderada que la del primer trimestre, y un descenso de la demanda de crédito, que sería también de menor intensidad.

Por último, el Banco de España constata que las subidas de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) «habrían favorecido» un aumento de la rentabilidad de las entidades y se prevé, para los próximos seis meses, que se prolonguen estos efectos, a los que también habría que añadir los asociados a «la mayor necesidad de provisionar ciertos riesgos».

Los bancos también admiten que el fin de las compras netas por parte del BCE ha tenido un impacto negativo en su rentabilidad y liquidez, así como lo han tenido los cambios en las condiciones de las líneas de financiación a largo plazo con objetivo específico (Tltro II).

Otras Noticias Relacionadas