Los cuatro productos que se recomiendan comprar en dermofarmacia

Los cuatro productos que se recomiendan comprar en dermofarmacia

Las dermofarmacias son establecimientos especializados en productos que se relacionan, directamente, con el cuidado y la salud de la piel. Sus productos, diseñados para el cuidado específico de la epidermis, se seleccionan cuidadosamente por su eficacia, sus fórmulas y los resultados y seguridad que ofrecen a sus clientes.

Dentro del catálogo y oferta que se puede comprar en una dermofarmacia, hay cuatro tipos de productos que son fundamentales para el cuidado de la piel y que merecen de verdad la pena. “Son productos con una calidad única. Están avalados por grandes laboratorios o bien por unas formulaciones muy cuidadas que priman los principios activos que ayudan a cada tipo de piel a controlar lo que necesita. Ya sean acneicos, hidratantes, para las atopias o protectores, los productos de nuestro catálogo cumplirán todas las expectativas de los más exigentes” explican desde Farmacia Claverie, una dermofarmacia en Adeje que lleva años ofreciendo servicio a sus clientes tanto online como presencialmente.

¿Cuáles son esos productos?

  1. Protector solar de amplio espectro: Aunque en esta época parece no necesitarlo, es esencial para proteger la piel de los daños causados por la radiación UV del sol. La recomendación pasa por buscar un protector solar con un SPF (Factor de Protección Solar) adecuado para cada tipo de piel y sus necesidades específicas. Asegurarse de que sea de amplio espectro es la clave porque es la forma que tiene el producto de proteger tanto de los rayos UVA como de los UVB.
  2. Limpiador facial suave: Un limpiador facial adecuado es esencial en las rutinas de limpieza que deben realizarse antes de acostarse e, incluso, antes de aplicarse los tratamientos de día. Sirven para eliminar la suciedad, el maquillaje y las impurezas de la piel sin causar irritación. 
  3. Hidratante facial: en realidad, no hay nada más importante para la salud epidérmica que la hidratación. Es clave para mantener la piel suave, tersa y saludable. En una dermofarmacia existe una amplia gama de hidratantes faciales que se adaptan a diferentes tipos de piel y necesidades. Dentro de este apartado se engloban algunos como productos antiarrugas, hidratantes para pieles sensibles o cremas específicas para pieles secas o grasas. 
  4. Tratamientos específicos: Esta es una de las ventajas de este tipo de establecimientos. Sus profesionales son capaces de recomendar, atendiendo a las necesidades, distintas gamas y suelen ofrecer tratamientos específicos para diversas preocupaciones de la piel, como el acné, las manchas, las arrugas, la rosácea o la hiperpigmentación, entre otras. 
Quizás también te interese:  ¿Existe una rutina ideal para el cuidado facial?

Otras Noticias Relacionadas