Olas de calor y niños, ¿cómo superarlas?

La subida de temperaturas supone todo un reto para las familias con niños pequeños. La sensación de calor, su actividad y demás entorno suelen ser solo algunas de las cosas que complican sobremanera los días donde el termómetro arde.

¿Cuáles son los aspectos a tener en cuenta?

En el exterior es necesario prestar especial atención al sol. Lo primero es plantearse que, antes de salir a la calle, hay que aplicar crema con protección solar alta (en las farmacias y supermercados hay cremas especiales con protección +50) aproximadamente unos 20-30 minutos antes de exponerse al sol para que la piel esté preparada. La piel de los más pequeños necesita ser protegida al máximo ya que cualquier quemadura es un problema para ellos.

Si se trata de salir a hacer recados, una gorra, ropa fresca y transpirable ancha, que no quede ceñida al cuerpo, y una buena dosis de hidratación con botella de agua puede ser suficiente.

Si por el contrario es un día de piscina o playa, es necesario huir de las horas donde el sol esté más alto por el riesgo que conlleva. Actualmente, en el mercado, hay cierta ropa cuyos tejidos también están diseñados para ser protectores solares. Sobre todo en prendas que luego sirven de bañador. Es una opción interesante, así como el cubrir el cuerpo con camisetas o pantalones de algodón para que el sol no incida directamente sobre la piel mientras se baña, por ejemplo.

Una vez fuera del agua, es recomendable encontrar un sitio de sombra, ya sea bajo una sombrilla, parasol o incluso pérgola que se lleve e insistir en la hidratación bien con agua o fruta. Y cuando se seque, no estaría de más que cada cierto tiempo pueda volver a remojo para regular la temperatura corporal.

¿Y en alimentación, cómo se plantea la dieta?

Los días de mucho calor es recomendable no darse grandes banquetes y que los pequeños puedan, sobre todo, hidratarse. Esa es la clave.

Cremas de verduras frías, fruta, ensaladas y platos ligeros serán la clave para que el niño no tenga más calorías de las necesarias ya que la recomendación pasa por intentar que no tenga una actividad demasiado alta durante las horas de más calor.

Es el día perfecto para un maratón de películas, para dejarle jugar con la consola o incluso para hacer actividades familiares como manualidades o juegos de mesa. Se trata de que no se fatigue más de lo necesario.

Sobre Redaccion El Sonajero:
En El Sonajero publicamos contenido relacionado con el mundo de la familia y la gran aventura que supone ser padres. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *