Casas de muñecas: un hobbie también de adultos

Casas de muñecas: un hobbie también de adultos

Las casas de muñecas han sido el sueño de toda una generación de niñas que, durante la postguerra, apenas tenían posibilidad de acceder a juguetes.

Eran las clases más privilegiadas las que podían permitirse este juego que, más que juguete, era también una colección que no se acababa nunca.

¿Qué han tenido las casas de muñecas que han llegado hasta nuestros días imperturbables?

La posibilidad de ofrecer un juego lleno de imaginación. El juego de rol que se necesita para disfrutar de miles de aventuras en habitaciones diseñadas a gusto de quien la usa es más que beneficioso en la infancia. «Los patrones que se desarrollan en el juego dicen también mucho de los ejemplos que tienen. Los niños imitan a padres y familiares en sus juegos porque las casas de muñecas fomentan eso, el juego de la familia. A nivel psicológico hablan mucho del tipo de confianza, relación y percepción que tienen los más pequeños» comentan expertos en psicología.

Tres estilos que son el top ventas

Entre las muchas opciones de casas de muñecas, suelen triunfar las que disponen de muchos accesorios que pueden irse renovando posteriormente para adaptarlo al gusto de cada jugador.

Playmobil, por ejemplo, apuesta por un tipo de casa de muñecas que no es excesivamente grande pero que cuenta con todo tipo de complementos para apoyar el juego. Camas, cubiertos, personajes, mascotas, plantas, sofás…todo existe en el universo de plástico de este juego. Una de las ventajas de ésta está en la recogida ya que se cierra y permite dejarlo todo recogido en el interior de la casita hasta que llegue la hora de volver a jugar. «Playmobil siempre piensa en los más pequeños y ha diseñado esta casa con bordes redondeados, más de 100 complementos y un tamaño que permite moverla por toda la casa e incluso sacarla si es lo que el pequeño quiere» explican.

Quizás también te interese:  Arganda del Rey adapta la zona infantil de uno de sus parques para personas con discapacidad

Otro top ventas y sueño aún hoy de miles de niñas son las casas de Barbie. Esta muñeca rubia, que cada vez es más inclusiva en sus novedades precisamente para que cualquier infante – ya sea vía Barbie, Ken o los personajes secundarios – puedan sentirse identificados con ella, cuenta con unas de las casas más increíbles del mercado. Casas de playa, altas, con todo tipo de complementos y diseños que responden a todo tipo de historias inspiradas en las propias aventuras y películas de la protagonista.

Finalmente, están las tradicionales casas de muñecas, esas que permiten escoger en tiendas y marcas especializadas, uno a uno, los muebles, cojines e incluso cortinas para cada estancia. Este tipo suele ser el que mejor acogida tiene entre los adultos, mientras que los dos anteriores son los perfectos para niños. ¿Por qué? «Porque la calidad de los accesorios que incluso se hacen a medida son un lujo. Hay mobiliario de salón que no tiene nada que envidiar a uno real, con un calidad de madera y detalles que no tienen los infantiles. Sin duda, cuando hay marcas que se dedican en exclusiva a esto y mercadillos a nivel internacional que sirven de cita para los amantes de las casas de muñecas, es porque hay mercado» concluyen.

Otras Noticias Relacionadas