Más de 100.000 personas avalan a una madre en ‘Change.org’ para que no se obligue a sus hijos a visitar a su «padre maltratador»

Más de 100.000 personas avalan a una madre en ‘Change.org’ para que no se obligue a sus hijos a visitar a su «padre maltratador»

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

Más de 100.000 personas han respaldado la iniciativa que ha impulsado en ‘Change.org’ Paloma Delgado, quien reclama que «no se permita que un hombre con cuatro condenas por maltrato habitual pueda visitar a sus hijos».

A su vez, Paloma Delgado denuncia en su campaña que «la condena inicial a siete años de cárcel se ha quedado en una cómoda multa de 1.530 euros, lo cual manifiesta un desprecio absoluto hacia sus vidas y la infancia perdida de sus hijos».

Para Paloma Delgado, esta condena es «una burla y un desprecio hacia el valor de la infancia perdida de mis hijos». Sin embargo, para ella más importante que la «impunidad» es el hecho de que su exmarido previsiblemente volverá a visitar a sus hijos en diciembre, ya que «no podemos permitir que un maltratador no arrepentido pueda ver a sus hijos tras haberles sometido a tantos años de violencia».

La promotora de la campaña recuerda que la violencia que su exmarido ejerció sobre ella comenzó meses después de su boda y se prolongó durante más de diez años. «El que parecía el novio ideal se convirtió en pocos meses en mi maltratador. Con el tiempo, también el de mis hijos», comenta.

A su vez, la violencia física y psicológica «se convirtió en algo habitual, y mi vida y la de mis hijos empezó a correr un riesgo extremo mientras estuviéramos cerca de él», como lo atestigua el hecho de que «cuando mi hijo tenía sólo 18 meses, mi expareja agredió brutalmente a mi hijo mayor por pisar el suelo descalzo». «Esta pesadilla», continuó Paloma Delgado, «la hemos vivido durante más de 10 años y seguimos necesitando tu ayuda para salir de ella definitivamente».

Finalmente, denunció a su exmarido en 2016, un proceso que concluyó con el hombre siendo condenado a siete años de cárcel, «pero nunca entró a prisión», una situación que se agrava teniendo en cuenta que «en menos de ocho meses podrá visitar a sus hijos».

«No puedo consentir que después de todo, la justicia nos dé la espalda», dice, como lo prueba que, a despecho de que su exmarido «jamás mostró arrepentimiento ni reconoció los hechos a pesar de los vídeos que grabé furtivamente y que presenté ante la justicia», la Audiencia Provincial de Huesca conmutó la pena por 510 días de trabajos para la comunidad.

«Si ya era humillante para nosotros, como víctimas, esa actuación, el hecho de que él se niegue a realizarlas a cambio de abonar 1.530 euros manifiesta un desprecio total hacia nuestras vidas», arguye.

Paloma Delgado se ha reunido en los últimos meses con partidos políticos, el Defensor del Pueblo, la Fiscalía de Violencia contra la Mujer y ha intentado contactar con el Ministerio de Igualdad, el de Justicia, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la ONU.

«Después de tantos años, no hay duda de que un maltratador no es un buen padre. Pero un maltratador condenado no arrepentido y que se aprovecha del sistema riéndose de todos los que lo sustentamos, mucho menos. La justicia sigue sin estar a la altura», critica.

Por todo ello, reclama que las condenas de los maltratadores por violencia hacia su pareja y sus hijos no se computen de forma individualizada, sino de forma acumulada, y que no se puedan aplicar beneficios penitenciarios en ausencia de arrepentimiento.

Otras Noticias Relacionadas