Las familias de la escuela de educación especial Can Vila de Mollet se movilizan ante la clausura del centro

Las familias de la escuela de educación especial Can Vila de Mollet se movilizan ante la clausura del centro

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

Las familias de los alumnos de la escuela de educación especial Can Vila de Mollet del Vallès (Barcelona) han iniciado una recogida de firmas en ‘change.org’ exigiendo a la Generalitat de Cataluña una solución ante la inminente clausura del centro, al que asisten unos 160 alumnos con discapacidad procedentes de 24 municipios de la comarca.

Susana Regalado, que ha iniciado esta petición dirigida a la Consejería de Educación, Investigación y Deporte de la Generalitat, explica en ‘change.org’ que hace 20 años se amplió de forma provisional el Centro de Educación Especial de Can Vila para poder acoger a más alumnos con necesidades educativas especiales, debido a la alta demanda.

Sin embargo, relata que a principios de este curso se observaron «grietas importantes en esas ampliaciones» y se procedió a informar a la Generalitat.

«Lo que en un principio se anunció como unas simples obras durante este verano, el 28 de junio se convirtió en peligro por riesgo estructural y clausura del edificio. Pero nadie se hace cargo de estas obras, ni de sus gastos», añade.

Regalado señala que la Generalitat argumenta que los terrenos pertenecen al Instituto Catalán del Suelo, una empresa pública, y que por ese motivo no puede realizar las obras, pero ella asegura que en ocasiones anteriores, en concreto en 2002 y en 2015, la Administración autonómica las efectuó.

La realidad, alerta Regalado, es que más de 150 alumnos y 30 profesores «se ven sin escuela y sin espacios ni recursos para iniciar las clases en septiembre».

Por ello, exigen una solución para unos niños «a los que les cuesta mucho los cambios, pudiendo derivar en crisis», e instan a la Generalitat, «responsable tanto de escolarizar a nuestros hijos en etapa obligatoria, como de mantener un centro que hace 20 años inició con barracones, con una vida media de 10 años», a ofrecer una solución.

Quizás también te interese:  Expertos y familiares piden aumentar los recursos humanos y económicos para prevenir el suicidio en España

«Todo cuesta dinero y han esperado al último momento para decir que no pueden destinarlo aquí. Nosotras y nuestros hijos, las familias de niños y niñas con discapacidad, somos siempre los últimos, siempre al margen, siempre luchando por todo. Cosas como esta solo nos hacen sentirnos aún más apartados de la sociedad», concluyen.

Otras Noticias Relacionadas