La Asociación de Española Pediatría alerta sobre cinco factores en niños que pueden provocar futuros daños cardiovaculares

La Asociación de Española Pediatría alerta sobre cinco factores en niños que pueden provocar futuros daños cardiovaculares

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

Los niños con un índice de masa corporal, presión arterial o lípidos (colesterol total y triglicéridos) ligeramente elevados y aquellos que comienzan a fumar en la adolescencia pueden tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular cuando sean adultos, según el Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría (Cps-Aep).

Esta advertencia que realizaron este viernes los pediatras españoles se basa en los datos de un estudio multicéntrico internacional publicado en la revista científica ‘The New England Journal of Medicine’. «En esta investigación se ha encontrado por primera vez una relación directa entre los factores de riesgo presentes en la infancia y la aparición de eventos cardiovasculares en la etapa adulta», explicaron desde la Aeps.

El estudio reveló que la prevención de la enfermedad cardiovascular debe comenzar en las edades pediátricas, evitando los factores de riesgo, ya que existe un vínculo entre diversos factores de riesgo cardiovascular infantil y el desarrollo de eventos cardiovasculares en adultos. Según la Aep, los factores que se deben controlar son cinco: índice de masa corporal (IMC), presión arterial, colesterol total, triglicéridos y tabaquismo.

«Muchas de las personas que tuvieron eventos cardiovasculares en la etapa adulta eran niños con alguno de estos factores de riesgo cardiovascular. Incluso niveles ligeramente elevados de alguno de estos factores de riesgo en edades tempranas pueden provocar problemas cardiovasculares pronto en la vida adulta», recalcaron desde la Asociación Española de Pediatría.

Sin embargo, «también se ha demostrado – añadieron- que cuando estos factores de riesgo son más bajos en la infancia (por ejemplo, dejar de fumar entre la niñez y la edad adulta o llegar a la adolescencia con un peso adecuado), el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en la edad adulta es menor».

Apoyándose en estos resultados, el Comité de Promoción de la Salud de la AEP recordó que trabajar en prevención es clave durante la infancia y la adolescencia para lograr una buena salud cardiovascular en la etapa adulta: «Los resultados de este estudio deben ser una llamada de atención para que la práctica de un estilo de vida saludable se fomente desde los primeros años de vida y se mantenga durante toda la vida».

La enfermedad cardiovascular afecta a más de 126 millones de personas al año en todo el mundo y sigue siendo la principal causa de muerte en el mundo desarrollado.

Otras Noticias Relacionadas