Expertos de la ONU alertan de la situación de los niños con discapacidad en Ucrania

Expertos de la ONU alertan de la situación de los niños con discapacidad en Ucrania

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Cinco expertos en derechos humanos de la ONU expresaron este jueves su «preocupación» por la situación de los niños con discapacidad en Ucrania que viven en instituciones o están desplazados a otros entornos institucionales tanto en ese país o fuera debido a la invasión rusa.

Los expertos son los relatores especiales Gerard Quinn, sobre los derechos de las personas con discapacidad; Siobhán Mullally, sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños; Mama Fatima Singhateh, sobre la venta y explotación sexual de niños; Cecilia Jimenez-Damary, sobre los derechos humanos de los desplazados internos, y Tlaleng Mofokeng, sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental.

«La actual crisis humanitaria derivada de la invasión rusa en febrero pasado ha colocado a Ucrania en una crisis existencial. Apreciamos profundamente la situación de Ucrania. Como todos los conflictos, está teniendo un impacto desproporcionado en las personas con discapacidad, especialmente en los niños con discapacidad internados en instituciones», indicaron en un comunicado conjunto.

Los relatores especiales recalcaron que «la terrible tragedia de la guerra pone de relieve decisiones políticas históricas tomadas en el pasado que afectan gravemente a los niños con discapacidades». «Ucrania se enfrenta a la abrumadora tarea de reinventar muchos de sus sistemas sociales y económicos cuando esta guerra finalmente llegue a su fin», añadieron.

A este respecto, apuntaron: «Tenemos la más sincera esperanza de que Ucrania se comprometa con un futuro mejor para las personas con discapacidad, especialmente los niños con discapacidad. Por nuestra parte, estamos listos para brindar nuestro asesoramiento, solidaridad y apoyo a Ucrania en este asunto».

TRES TIPOS DE PREOCUPACIONES

Por otro lado, los expertos expresaron tres tipos de preocupaciones. En primer lugar, miles de niños con discapacidad han sido enviados de regreso a sus familias y comunidades de origen, pero sin una evaluación adecuada para determinar el interés superior del niño y las consideraciones de protección infantil, lo que puede haber dejado a algunos de ellos con problemas físicos y físicos o de salud mental sin tratar.

Esto puede haber llevado a que niños con discapacidad fueran enviados a situaciones de riesgo y abuso potencial y posiblemente terminaran en las calles o en manos de traficantes o abusadores. «Entendemos completamente las exigencias de la guerra y la inmediatez de las decisiones difíciles que se deben tomar. Pero esta no es una situación que se pueda permitir indefinidamente», recalcaron.

En segundo lugar, respecto a niños con discapacidad que han permanecido en instituciones existen denuncias de desplazamiento de una institución a otra dentro del país en detrimento de su salud y bienestar.

A los problemas conocidos de abandono, abuso, restricciones físicas, negación de la estimulación adecuada y acceso a servicios básicos, incluida la educación y la atención médica en entornos institucionales, ahora se suma la falta de información sobre su paradero para sus familias con pocos esfuerzos para restablecer los vínculos entre los desplazados. niños y sus familiares. «La institucionalización cruzada no puede ser una estrategia de futuro», dijeron los expertos.

En tercer lugar, Ucrania aparentemente ha exigido a terceros países que reciban niños con discapacidad con la condición de que sean colocados en instituciones, incluso cuando esas naciones han logrado alejarse de la institucionalización como una respuesta política para sus propios ciudadanos. «Los terceros países tienen la gran responsabilidad de ayudar a Ucrania a imaginar un futuro mejor para sus ciudadanos con discapacidades, lo que incluye a sus niños», destacaron.

Los expertos expresaron la esperanza de que quienes financian la reconstrucción y el desarrollo futuro se nieguen a invertir en instituciones y, en su lugar, ayuden a Ucrania a crear un apoyo comunitario que permita a los niños con discapacidad prosperar con sus familias o en situaciones similares a las de una familia.

«Reiteramos enérgicamente nuestros numerosos llamamientos anteriores a Rusia para que ponga fin de inmediato a su agresión contra Ucrania y prometemos nuestra asistencia para ayudar a Ucrania a construir un futuro mejor para sus ciudadanos con discapacidad», concluyeron.

Otras Noticias Relacionadas