200.000 personas ostomizadas y sus familias piden que se incluyan los baños adaptados en el código técnico de edificación

200.000 personas ostomizadas y sus familias piden que se incluyan los baños adaptados en el código técnico de edificación

– Este sábado es el Día Mundial del Paciente Ostomizado

MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

La Federación de Asociaciones de Personas Ostomizadas de España (Fapoe) reclama «visibilidad» y baños adaptados para que los pacientes puedan normalizar sus vidas.

En una nota de prensa, la Federación lamentó la situación en la que se encuentran estas personas y pidió «que las ostomías dejen de ser un tabú». También «poder estacionar de forma urgente sin riesgo de ser multados, para poder vaciar o cambiar una bolsa de ostomía».

Son sólo algunas de las reivindicaciones que realizan coincidiendo con el Día Mundial del Paciente Ostomizado, que se celebra este sábado 1 de octubre.

Fapoe reclamó «visibilidad» para las personas que viven «con una bolsa adosada al abdomen para recolectar los desechos corporales (heces y/u orina)». Desde la organización explican que «la ostomía no es una enfermedad, sino la consecuencia de padecerla o haberla padecido, como distintos tipos de cánceres; colon, vejiga, recto, o enfermedad inflamatoria intestinal; Crohn, Colitis Ulcerosa, o poliposis múltiple, entre una larga lista de hasta 21 enfermedades. También se practican ostomías tras accidentes, por traumatismos anales y abdominales».

La Federación de Asociaciones de Personas Ostomizadas de España, (Fapoe) es una entidad sin ánimo de lucro que aglutina a 22 asociaciones de todo el territorio español y que representa a un colectivo de 200.000 personas de manera directa y de más de un millón de manera indirecta teniendo en cuenta el entorno familiar.

En contra de lo que se pueda pensar, las ostomías no sólo afectan a personas mayores, hay ostomizados de todas las edades, desde bebés hasta ancianos, encontrándose el mayor número de ostomizados entre los 45 y los 55 años. En España la cifra de ostomizados aumenta un 5% anualmente.

Por eso, su mensaje es muy claro: «Necesitamos cuartos de baños adaptados a ostomizados, para poder normalizar nuestras vidas. Es urgente que los baños adaptados se incluyan en el código técnico de edificación».

«De momento, apenas hay 100 aseos repartidos por todo el país y se han hecho gracias al trabajo de las asociaciones de pacientes. Son tan pocos que los ostomizados no pueden ir a una playa salvo si lo hacen en una de Tenerife, ni a un camping salvo que lo hagan en Asturias. No pueden ir al teatro, a museos a la universidad, a la escuela de idiomas, a un tanatorio a velar a sus muertos, ni a hoteles, ni restaurantes, a prácticamente a ningún lugar porque la mayoría de los baños que existen ahora mismo están en hospitales», denuncian.

Fapoe comentó además que esta es una realidad que también viven las madres ostomizadas: «¿Se imaginan tener un hijo de 5 años y no poder llevarle a la playa, al cine, a un parque de atracciones, a un zoo, a un parque a enseñarle a montar en bicicleta, a un circo, etc? Pues esto en España está ocurriendo porque las madres ostomizadas no tienen baños adaptados en casi ningún lugar y si ellas no pueden ir, sus hijos mientras sean pequeños tampoco».

LEY DE EDIFICACIÓN

Los baños adaptados a personas ostomizadas siguen sin estar incluidos en el ley de edificación pública. De ese modo, «los ostomizados seguiremos encerrados en jaulas de oro, nuestros hogares, porque salir a la calle sin tener baños es toda una odisea, la necesidad de tener baños es tan fácil de entender como que, donde tú tienes un baño, los ostomizados también lo necesitamos. No son un capricho, son una necesidad. Nos salvan la vida con una bolsa al precio de vivir encerrados».

Para contar con baños adaptados tan sólo son necesarios un inodoro encastrado en una encimera a 75 cm del suelo y un espejo a ras de la encimera para poderse verse el estoma (situado a la altura del ombligo) y poder realizar el cambio de bolsa, ya que es preciso mirar donde va colocada. Además es preciso un enjuagador de bolsa, así como apliques como portarrollos de papel o jabonera movimiento y luces que no se apaguen.

También hay que tener en cuenta que el inodoro encastrado no quede muy lejos del borde, como mucho a 7 cm y que el enjuagador de mano esté en el lado derecho y sólo conectado al agua fría, porque el agua caliente daña el estoma.

«Hay que evitar que estos errores se cometan y por desgracia ha pasado ya unas cuentas veces, sin ir más lejos en el Hospital de Riotinto en Huelva, se agradecen las buenas intenciones, pero si no nos piden asesoramiento estas cosas seguirán ocurriendo», informó Fapoe.

Los baños adaptados son la principal necesidad de los ostomizados de cara a poder normalizar sus vidas, pero no la única. También piden que todos los hospitales y/o centros de salud cuenten con la figura del estomaterapeuta, un acceso rápido a un psicólogo de la red pública tras la cirugía y que se incluyan en el catálogo de productos financiados por la Seguridad Social todos los que las personas ostomizadas necesitan.

Otras Noticias Relacionadas