1,6 millones de niños viven en hogares donde su madre sufre violencia machista, según Cruz Roja

1,6 millones de niños viven en hogares donde su madre sufre violencia machista, según Cruz Roja

MADRID, 05 (SERVIMEDIA)

Un total de 1.678.959 menores españoles viven en familias en las que la madre sufre algún tipo de violencia de género, según los datos proporcionados este jueves por Cruz Roja a partir de su proyecto estatal ‘Alzando la voz: Autoexpresión y empoderamiento de hijos e hijas víctimas de violencia de género’.

Cruz Roja puso de manifiesto que la violencia machista es una forma más de maltrato infantil, como lo atestigua el hecho de que los hijos y las hijas de las mujeres que sufren esta lacra son también víctimas, en su vertiente psicológica, física o sexual.

Prueba de ello es que, en un 89% de los casos, los menores fueron testigos de la violencia ejercida sobre sus madres, mientras, en un 52% de las situaciones, también sufrieron maltrato directo.

A su vez, los menores «sufren una violencia institucional que les revictimiza cuando no se consideran sus necesidades como personas menores de edad», según Cruz Roja.

Por esa razón, la organización ha puesto en marcha esta iniciativa que busca llevar al terreno la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia Frente a la Violencia que entró en vigor el pasado mes de junio.

En ese sentido, el 35,5% de los menores encuestados reconoce temer que «le pase algo a mi madre» y a otros familiares y allegados. Otros medios confesados están relacionados con su alimentación o nivel de vida (10,5%), el hecho de no poder crecer en una familia con entorno seguro y confiable (9,5%), la falta de socialización (12%) o la ausencia de libertad de expresión y buen trato (12%).

Otros miedos comentados por ellos están relacionados con su alimentación o nivel de vida (10,5%), el hecho de no poder crecer en una familia con entorno seguro y confiable (9,5%), a la socialización (12%) o a la falta de libertad de expresión y buen trato (12%).

El estudio revela que el derecho a crecer en una familia, entorno seguro y confiable (15,79%) genera profundos sentimientos de tristeza en las niñas y niños, principalmente mencionando la vivencia de muy diversas situaciones de violencia que les afectan directamente ellos, a sus madres y a sus hermanos, así como la asunción de roles de cuidado que no desean.

Otros sentimientos de tristeza identificados son la educación y aprendizaje (10,53%) y la salud integral y servicios médicos (10,53%), sobre todo en los casos en los que encuentran alguna dificultad en su desarrollo académico.

Los principales sueños y esperanzas de los niños y niñas participantes en el proyecto se relacionan principalmente con el deseo de una mejor educación y aprendizaje (26,65%), seguidos de alimentación y mayor nivel de vida (26,17%) y crecer en una familia o entorno seguro y confiable (7,01%).

Por último, las actividades y espacios relacionados con la socialización son sus principales motivos de alegría (25,76%), precediendo a la alimentación y mejor nivel de vida (18,78%), mientras que la educación y aprendizaje (6,11%) y la aplicación de los derechos (6,11%) no son una prioridad entre sus motivos de alegría.

Otras Noticias Relacionadas