El significado y la evolución del ramo de novia

El significado y la evolución del ramo de novia

En el momento cuando el amor se transforma en compromiso y se tejen nuevos vínculos familiares, las tradiciones han perdurado a lo largo de los siglos, adaptándose y modificándose con el curso de la historia humana. Una de estas arraigadas costumbres, que ha resistido el paso del tiempo y perdura en muchas ceremonias matrimoniales, es la decisión de la novia de llevar consigo un ramo de flores. Aunque en la actualidad su significado ha evolucionado hacia lo estético, sus raíces se remontan a épocas antiguas donde su propósito supera la mera ornamentación.

Se dice que en las ceremonias nupciales del Antiguo Egipto, las novias portaban manojos de hierbas con aromas intensos, como tomillo y ajo, entre otras especias. La creencia de alejar a los malos espíritus estaba intrínsecamente ligada a esta práctica. A medida que evolucionó, la inclusión de flores en los ramos se volvió común, aunque las razones exactas de este cambio son variadas y debatidas. Algunos argumentan motivos estéticos, otros la falta de recursos, y hay quienes sugieren razones de higiene.

En la Edad Media, se intensificó su uso, principalmente para disimular el posible mal olor corporal de las novias. La escasa higiene personal en aquel entonces, debido a la falta de agua y las frías temperaturas, llevó a la creación de ramos que no solo eran simbólicos sino también funcionales. La teoría sugiere que las novias consumían algunas de las flores durante la ceremonia en busca de un efecto afrodisíaco para la noche de bodas, aunque esta noción carece de evidencia sólida.

El ramo tal como lo conocemos hoy tuvo su transformación significativa a finales del siglo XIX y principios del XX. Surgieron los ramos Biedermeier, circulares, coloridos y de diversos tamaños. Sin embargo, las guerras y la pobreza en algunas familias condujeron a la creación de ramilletes más discretos y funcionales. Esta evolución dio lugar a la diversidad de estilos que podemos apreciar en las bodas contemporáneas.

Quizás también te interese:  Guía completa para la organización de despedidas de soltero/soltera: Consejos, ideas y tendencias

En Iris Floristeries, comentan: “Son el regalo perfecto para cualquier ocasión y para la boda es preciso darle un tono personalizado y exclusivo. De flores naturales o secas, cuidando hasta el último detalle de la novia en una día tan especial.”

La costumbre de lanzarlo durante la fiesta, tan arraigada en Estados Unidos, tiene sus raíces en Europa, especialmente en la Francia del siglo XIV. En esa época, conseguir la liga de la novia simbolizaba buena suerte entre los hombres invitados. Con el tiempo, la liga fue reemplazada por el ramo, haciendo la tradición más decorosa y extendiendo la participación a las mujeres solteras. El gesto pasó de ser un símbolo de buena suerte a un deseo de felicidad.

Aunque se asocia comúnmente con el siglo XIV, hay teorías que sugieren que esta tradición también podría remontarse a la Edad Media. Las raíces exactas a menudo se entrelazan con la rica historia de las ceremonias matrimoniales, donde el simbolismo y las supersticiones se fusionan de manera única.

En la actualidad, el ramo de flores sigue siendo un componente significativo en muchas bodas, recordándonos la continuidad de las tradiciones a lo largo del tiempo. Aunque su significado ha evolucionado, el simple acto de llevar flores rinde homenaje a las prácticas ancestrales que han dejado una huella duradera en la celebración del amor y la unión matrimonial.

Otras Noticias Relacionadas