5 motivos por los que incluir el arte como extraescolar

5 motivos por los que incluir el arte como extraescolar

En plena planificación del curso escolar son muchas las familias que están buscando opciones extraescolares que potencien el desarrollo de skills diferentes a las que ofrecen los centros educativos.

El impacto positivo que tienen las actividades artísticas en la infancia en los campos cognitivos, emocionales y sociales de los niños está más que demostrado.

“Las disciplinas artísticas, como la pintura, la escultura y la acuarela, ofrecen oportunidades únicas para que los niños exploren su creatividad y expresen sus emociones mientras adquieren habilidades valiosas. De hecho, son nuevos lenguajes de comunicación” explica Ángela Fidalgo.

5 razones por las que incluir el arte en la formación

  1. Estimulación de la creatividad: Participar en actividades artísticas fomenta la creatividad y la imaginación de los niños. Pintar, esculpir o trabajar con acuarelas les permite desarrollar su pensamiento divergente, es decir, la capacidad de generar múltiples ideas y soluciones a problemas o volcar en una imagen algo que se ha creado en su cabeza.
  2. Mejora de la motricidad fina: Trabajar con materiales artísticos, como pinceles, arcilla o lápices, implica el desarrollo de la motricidad fina. Estas habilidades son esenciales para el posterior desarrollo de la escritura y otras tareas que requieren precisión manual.
  3. Fomento de la autoexpresión: El arte proporciona a los niños una forma de expresar sus emociones y pensamientos de manera no verbal. Esto puede ser especialmente beneficioso para aquellos niños que tienen dificultades para comunicarse a través de palabras o que, por timidez o falta de comprensión aún, no son capaces de verbalizar lo que sienten.
  4. Aumento de la autoestima: Al permitir que los niños se expresen artísticamente y ver sus propias creaciones, se fomenta la autoestima y la confianza en sí mismos. Sentirse orgulloso de su trabajo les brinda una sensación de logro y satisfacción. Además, libera tensiones y reduce el estrés por ser algo que no tiene normas estrictas.
  5. Desarrollo de habilidades sociales: Las actividades artísticas, especialmente cuando se realizan en grupo, promueven la interacción social y la colaboración. Pero, sobre todo, fomenta la escucha y empatía al explicar al resto lo que han querido plasmar. Los niños aprenden a compartir ideas, trabajar juntos en proyectos y respetar las opiniones de los demás.
Quizás también te interese:  La ilusión por la vuelta al cole depende enormemente de los padres

Otras Noticias Relacionadas